Mis Vegas

Nuestro espíritu aventurero femenino brilla en cada viaje que emprendemos y le da matices únicos a cada experiencia. La forma como vemos el mundo las mujeres y armonizamos lo siempre visto, con lo recién descubierto, es una habilidad poco comentada y oculta tras la naturalidad cotidiana de ser mujer.

Las mujeres recordamos el mundo desde nuestra sensibilidad y creamos nuevas versiones de él a través de nuestra complejidad. La construcción de esta imagen en la foto, es más de lo que se ve; es lo que viví allí, lo que sentí, lo que pensé en ese instante de vida consciente, en ese lugar y en ese momento entregado a mi historia personal.

Tras un viaje hay muchas fotos y tras una foto una emoción, un recuerdo impecable de todo lo disfrutado, las mujeres recordamos el sentimiento exacto, el olor preciso, el color vívido, el sabor consistente, la temperatura y la presencia de cada elemento que compuso la escena y bailó al compás de la experiencia en la memoria.

Durante esta foto ocurrieron cosas inolvidables que solo yo puedo ver, sentir y presenciar en ella. Tal vez la persona que la ve piensa que me veo guapa (o no…) y el lugar es lindo y agradable, pero yo veo más que eso. Yo sentía la distancia de mis hijas y me dolía el pecho por su ausencia, estaba inmensamente feliz y agradecida por estar allí y me sentía orgullosa de haber practicado mi mal Ingles. Me tenía loca el olor de los macarrones recién horneados que impregnaba el espacio y me salivaron la boca. Me mantenía constantemente intrigada por un techo azulado simulando un atardecer eterno, que seguramente tenía la intención de hacerme creer que no anochecería, y podía seguir comprando chucherias toda la vida.

También escuchaba la hermosa voz de un cantante aficionado de esos que van a los casting de los concurridos musicales, y veía cómo impulsaba la góndola sobre el río falso, paseando a una turista rubia en shorts riendo a carcajadas. Me hizo reír.

Alcanzaba a ver borrosa la barra del bar de oxígeno, que siempre permanecía llena de gente tratando de camuflar la resaca física y moral del día, la tarde o la noche anterior. Todo esto sucedía y percibía mientras pensaba en meter la panza para no verme tan bastantona en la foto y que el fotógrafo más encantador de la historia me guiñara el ojo después de hacer la toma.

Siempre que ese hombre me toma fotos me quiero hacer la seductora, a ver si tengo suerte y logro conquistar para siempre ese corazón cautivo de toda mi romántica forma de amar.

Recuerdo también querer estar en Venecia y vestir a rayas con boina, pero el característico sonido de las tragamonedas avanzaba delante de mi cómo el vapor de olor tentador que dibujan en las caricaturas y que se mete por la nariz tomando posesión de su víctima y robándole la voluntad. Mi Plácida imagen mental siempre se veía interrumpida y terminaba transportándome a un casino interminable y envolvente del cual no se puede escapar en esa ciudad. Por suerte las veces que atendí a sus llamados no tenía mucho que apostar y no perdí nada. De hecho gané algunos dólares que luego me gasté en una tienda de tennis comprando Skechers con luces para mis chicas.

Definitivamente creo que no hay nada como viajar y luego ver las fotos y recordar. Mi novio dice que se disfruta más la aventura cuando ves las fotos, porque baja la presión del viaje, no está el cansancio, no está el afán, se ha ido el estrés, y todo está calmado, entonces solo evocas con agradecimiento el momento maravilloso que tuviste y ya se fue. Valoras más lo que hiciste cuando ya pasó y lo recuerdas, que cuando lo estás viviendo. Yo creo que en parte tiene razón.

En todo caso yo Ame Las Vegas y su mística única e incomparable, me enamoró el The Venetian Hotel y desde esa baranda del mall di las gracias por estar allí esa tarde gozándome la vida a mi manera particular y femenina de vivirla. 💕

De vuelta a la Vida

pexels-photo-255441.jpeg

Una hoja seca en medio del patio recupera su desertora tonicidad, el verde perdido revierte su partida enviando al exilio al marrón y la salvia de vida ensancha sus venas llenándolas de nuevo de acción. La fiesta que culminaba detiene su duelo y la reconocida fuerza de la corriente liquida y espesa excita las nervaduras y se arquean… y ensanchándose como un tórax que inhala una profunda bocanada de aire puro, la hoja vuelve a la vida. Entre las demás hojas muertas, nadie lo nota…

La canasta hiede, la toxina de muerte ha poseído el suculento cuerpo de un pequeño y redondo albaricoque. Inesperadamente un latente impulso de vida expulsa de un brusco empujón hacia fuera el fermento de un hongo maldito que pretendía arrancar para siempre el aroma cautivante de su pulpa. Recogida hacia dentro tiembla la semilla esperando, y esperando su muerte es sorprendida por la vida, que de imprevisto rejuvenece sus sendas y las allana de jugo. Un vibrante y misteriosamente fuera de lugar milagro ocurre y lejos de podrirse, el fruto se llena de sabor y dulzura y allí, al fondo del montón, nadie lo nota…

El hígado ya no higadea, el estomago deja de estomagear, el riñon de riñonear y la vida deja de vivir en ese cuerpo tan masculino como decadente. Se piensa que no volverá a cortar su larga y canosa cabellera y para qué, si ahora se confunde con el blanco de la funda de la almohada donde reposa todo el día y toda la noche su cabeza. Inseparable cáncer de la carne, no pretende abandonar su amorío con el tejido y seducidos por el veneno, los órganos ceden sin mayor resistencia y le dejan avanzar. Pero esta vez semejante embaucamiento se ve truncado. Después de largo avance, el mal recibe orden de retiro y sus tropas renuncian. La misión no lleva este enredo hasta el final y el embrujo se evapora. La pasión reparadora de la sangre limpia, restaura el daño y lentamente barre y rastrilla de las células el despojo de la enfermedad que no pudo y no podrá contra este cuerpo ahora más vivo que nunca. Pero él no lo sabe, no lo cree y no se levanta y en la soledad del asilo, nadie lo nota…

Grito desesperadamente que estoy viva, un milagro similar y silencioso me mantuvo a salvo de la lapidante oscuridad que me persiguió por años. Escondida con miedo a pecar debajo de la religiosa roca, atada de manos y pies por la paralizante duda y distraída en la infructuosa pesca del corazón de un hombre que no era mío ni para mi, yo me moría. No conocía escape y perdía mi esencia bajo la pesada pero cómoda máscara del conformismo. Pero el amor me había visto de reojo cuando me asomaba a su ventana envuelta en el Espíritu de vida que levantaba con alabanza, desde ahí y en la distancia planeaba un milagro para mi. Su lejana cueva al otro lado del giro que sin final me tenia caminando en círculos se acercaba como un tornado impetuoso, dispuesto a golpearme y arrastrarme con toda su fuerza, sin piedad ni remordimiento.

No sabia que la vida me sucedería, pensaba que tenia que inventármela, pero ella llegó y me atropello desprevenida, sentí el golpe de su mirada, su amor me saco del carril con una fuerza que tiró todo al piso y rompió como un cristal, en mil pedazos lo que creía que yo era. El contenido de mi alma derramado y absorbido por el sediento suelo donde se hizo el desastre, camufló todos mis yo y combinando mi color con el del piso, el del aire, el del viento, el cristal y todo lo demás, no supe que recoger y donde ponerlo. No pude rehacerme como era antes y por suerte, desaparecí.

El amor vive en la vida y con ella llegó él, el que me armó. Me reinventé en sus ojos, en su voz, renací en sus palabras, en sus caricias y en sus tímidos clamores de amor. Me encontré en los besos de las ganas que caballerosamente parqueaba en mis manos. El tiempo se detuvo mientras yo me sacaba de los bolsillos los pedazos de lo que fui y los ponía sobre la mesa buscando que él lo resolviera, que le diera orden a mi caos, lo vi resolver líos peores que ese cuando aun llevábamos vendas. No corría un segundo cuando me derramaba sobre sus rodillas suplicando que me aparejara de algún ángulo, que me diera al menos un significado, un termino, un nombre, un algo. Y él sonreía con la calma del ladrón que fue descubierto y ha sido encerrado sin derecho a apelar. Yo sabía que el podía y el sabía que yo sabía y que no tenia escapatoria.

La placidez de su mirada me pudo hasta la verdad mas profunda y el destello de su luz me venció y ya no fui más yo, no fui más nadie y no quise serlo. Quise estar ahí para siempre con esos ojos y esas manos y ese él tan él y tan nadie más. Me quedé arraigada como la raíz a la tierra y desde ahí me armó de a pedazos. Él también quedo prendado a mi, manchado de mi color, tatuado de mi espíritu y cautivo y presa de todo el amor contenido en mis tantos años de derroche de brios erráticos y confusos. Mi corazón estaba intacto como si no se hubiera usado pero blando como el cuero de unos zapatos finos con años de trajines. Desde ahí me reconstruyo las formas y de la nada que era entonces, levantó a esta mujer que hoy grita que esta viva.

Lo asusté y no huyó, lo golpee con mis realidades varias, todas caóticas y aterradoras y no perdió ni una cana de su barba en ninguna batalla. Me abalancé sobre su casa, sobre su cama, sobre su cuerpo y me abrió la puerta, levanto la sabana y soportó todo el peso de mi humanidad sin mayor esfuerzo. Lo hice llorar, lo deje solo, le amenacé de muerte el alma diciéndole que jamás volvería a verme y todas y cada una de las veces que ataqué, él regresó sonriente acariciándome el lomo de perro rabioso sin miedo a ser mordido nuevamente. Cada vez que lo veía añadía sigilosamente y en perfecta disposición una o dos piezas al interminable rompecabezas que estaba decidido a montar y lo montó, lo dejó como un lienzo virgen que hoy se templa con fuerza para ser pintado. No se como lo hizo, como lo hace, pero lo hace y lo sigue haciendo.

Hoy escribo para él y sin aun firmar un papel quiero prometerle que un día escribiré por horas acerca de él y su amor salvador de héroe incognito. Y lo haré sin contener un solo talento y aunque se enoje lo haré forzando la vista que ahora tengo gracias a su amor y que antes no tenia por temor, será un privilegio enterar al mundo de lo que ha hecho y como lo ha hecho y cuan dispuesto está de seguir haciéndolo.

Hoy algo digo porque quiero que me ansíe, que desee el mensaje en las letras que aunque no darán honra a sus hazañas, reconocerán en partes pequeñas al gran hombre que sacó de él, que estaba perdido y que me ha regalado como amante y compañero. Le daré públicamente las gracias al amor de mis vidas por trabajar de la mano del hacedor de todo lo que vive, le daré las gracias por traerme la vida para ser vivida de nuevo y le haré saber con arrebato cuanto lo amo y que el milagro está hecho y nacerá de el una obra de amor que hoy se esta gestando en las entrañas de nuestros días juntos y de nuestros días separados por las largas distancias. Que el tiempo se siga comiendo el dolor de no permanecer juntos siempre y que explote en cada uno de nuestros encuentros rebosados de amor y pasión mientras concluimos esta obra los dos, él desde su infinita cabalgata sobre mis emociones y yo resguardada bajo el escudo protector de su mirada.

Y ahí estará un día expuesta nuestra complicidad, escrita para que nadie mas la noté, solo él.

Nos hemos perdido…

Estamos perdidos… y eso, eso es lo que nos pasa, eso es lo que nos tiene mal. Ese creer conocer el camino, ese creer tener la razón y creer conocer la única verdad, ese creer saber más que el otro y ese creer que sabemos que siente, que piensa, que cree solo por lo que dijo o hizo alguna vez. Ese tomarnos todo personal como si fuera contra nosotros. Estamos perdidos en nuestros muy estúpidos egos.

Estamos mal, mal porque juzgamos, mal porque nos apresuramos a pensar lo peor del otro, mal porque no sabemos nada y si creemos entenderlo todo. Si comprendiéramos que lo único que debemos hacer por nuestro bien, es lo único que en realidad PODEMOS hacer: cambiarnos a nosotros mismos, cambiar aprendiendo, cambiar lo que no nos gusta de nosotros, lo que nos hace mal y respetar. Debemos dejar a los demás que vivan sus procesos ya que a cambiarlos es imposible.

Qué tan difícil se nos ha vuelto aceptar a los demás con sus diferencias? Se nos volvió imposible. Ya no hay respeto por lo distinto, solo rechazo, agresión, odio y descrédito. Si piensas diferente debemos matar tu idea, si te ves diferente, debemos matar tu imagen, si crees diferente, lapidemos tu Fe. Nos hemos perdido en un camino de muerte y no veo el retorno.

No podemos seguir así, eso nos está enfermando y matando. No podemos vivir enojados e indispuestos con el otro, con el de al lado, con el del otro piso, con el compañero de trabajo, con el jefe o el subalterno, con el de la tele, el de la radio, el del blog, el del fbk o el de Instagram… no podemos ir por ahí lanzando improperios e insultos directos al actuar, al pensar, al decir de todo lo malo que se nos ocurre de aquel que piensa diferente, no podemos seguir sintiéndonos agredidos por sus argumentos y aludidos por su expresiones personales, no podemos alejar a los demás de nosotros solo por su opinión, por su condición sexual o solo porque no nos pareció gracioso su chiste. No podemos seguir olvidándonos de que el otro también es un ser humano como nosotros lleno de maravillas y desastres. No debemos!!!

No, no debemos seguir así, así odiando a los demás por ver el mundo y las circunstancias de una forma distinta. Por amar, odiar, necesitar y demandar cosas diferentes a las nuestras. Si para nosotros está equivocado igual merece respeto y amor, por qué agredirlo? por qué alejarlo o anularlo?, por qué cuestionarlo? Y peor sin darle la opción de expresarse, por qué criticarlo? Por qué burlarlo? Solo porque piensa, cree, se ve o se expresa diferente?.

Ya no más!!! Ya no seamos más inhumanos y dejemos de rechazar nuestra naturaleza y la de los demás solo por las diferencias que en realidad nos hacen únicos a cada uno de nosotros. La vida se encarga de darnos lecciones y los aprendizajes llegan solos con el mero hecho de estar presentes en este mundo aquí y ahora. No tratemos de enseñarle nada a nadie, no lo obliguemos a que piense igual, no lo juzguemos por ser diferente ni lo subestimemos por su mentalidad.

Porque no podemos entender que lo único que podemos hacer en la vida es tomar acción y cambiar lo cambiable: a mi mismo, cambiar lo que pensamos, lo que hacemos y lo que decimos… es fácil, me cambio yo a mi misma y respeto al otro y sus cambios. Porque es tan difícil aceptar que NO somos iguales y que NO podemos cambiar a nadie.

Todos tenemos derecho a expresar lo que pensamos de alguien o respecto a algo y por eso merecemos ser condenados? Estoy tan mal si ejerzo el derecho de votar por quien yo quiero y expresar el motivo por el cual pienso hacerlo. Yo soy capaz de movilizar con mis ideas, no tengo que destruir a nadie para que sean tenidas en cuenta. No más!!! Y si tenemos derecho de expresar nuestro desacuerdo como mejor lo consideremos, porque no podemos hacerlo? Vamos a recibir un castigo público por oponernos? Ahhh y si se me ocurre defenderme de un ataque directo frente a la opinión pública debo tener cuidado porque no tengo derecho a cuidar mi imagen y mi posición y menos a defenderla porque eso sería darle la razón al calumniador o en el peor de los casos estoy iniciando la agresión al solo manifestar mi desacuerdo? . No jodás!!! Ya no más!!! Me cansé. Estoy agotada de esto. Me duele ver lo inhumanos que nos hemos vuelto y me preocupa el futuro de mis hijas en un mundo intolerante, lleno de mezquindad, odio, juicios y enfrentamientos por ser como somos y creer en lo que creemos. Estoy muy frustrada y desanimada por la gente inconsciente que sigue matando este mundo y hoy no quiero dejar de decirlo así no sirva para nada. Lo digo porque puedo y a ver quien me calla.

Me quede pensando luego de sentir repulsión justo después de ver cómo cada día la gente se enfrenta y se ofende feo por expresar sus ideales políticos, como se juzgan unos a otros sin saber a fondo que mueve a cada uno a pensar cómo piensa y cómo estamos contaminados, manipulados y vamos como borregos tras el “líder” sin ni siquiera cuestionarnos nada, solo repitiendo lo que alguien dijo en los medios o lo que posteo en una red social o tam sencillo como: eso fue lo que me dijeron que hiciera.

Estamos mal porque veo cómo una asesora de servicio en la Prepagada critica y despedaza a otra que no atendía al cliente porque se sentía mal. Sin ni siquiera preguntarle el porqué, ni tener la más mínima consideración con ella. Sin piedad la juzgó como si supiera todo lo mala que era, lo mal que actuaba y decía lo que decía sin siquiera escucharla. Y todos los demás en complicidad critican y asienten con la cabeza como si tuvieran derecho de oprimirla con su acusación infundada. Que fácil es juzgar y odiar.

Y todos los días son iguales, me entero de algo similar o peor de detestable. Gente juzgada sin razón, atacada por la rabia, la envidia y el resentimiento. Gente calumniada por ser buena en lo que hace o más solo por ser más bonita que el promedio. Estoy cansada de esto de ese “así son las cosas aquí” Así, así de mal, a la manera cruel y despiadada de este mundo. Sin compasión.

Estamos mal. No son los demás!!! Somos nosotros!!! No son los políticos!!! Somos nosotros!!! Piénselo. Cuantas veces ud se enfurece con alguien porque dice algo que a ud no le parece y se apresura a juzgarlo, criticarlo y hasta atacarlo embutiéndole su verdad a las malas. Esta bien que usted opine lo que piensa y comente su posición siempre y cuando no ataque directamente a otro con la intención de lastimarlo. Me pasó siempre, me pasó todo el tiempo, cuando me enfermé, cuando me engordé, cuando me divorcié, cuando renuncié al trabajo, cuando tuve hijos, cuando me enamoré de nuevo, me pasó siempre y es algo cotidiano, como hace poco que una persona a la que consideraba grata en mi vida me elimino de la suya y me atacó porque hice un comentario general acerca de la ignorancia de algunas personas al juzgar a un candidato presidencial sin conocer bien su propuesta y su trabajo. Este “amigo” se lo tomo a personal y me eliminó, no sin antes bloquearme, insultarme y pidiéndome que dejara de creerme más inteligente que los demás…cómo si yo lo hiciera… y me mando a pensar en el futuro de mis hijas… cómo si no lo hiciera… y así nuestra relación cordial y amistosa fue ignorada, el tiempo compartido, las risas, la buena onda, todo lo tiró a la basura como si ese cariño no fuera más valioso que mi opinión acerca de la desinformación antes del voto… me dio tristeza eso y así me pasan y a otros les pasan cosas que veo todos los días.

La gente enfrentada por todo! Y juzgando a todos por todo sin la más mínima probabilidad de aceptase unos a a otros como son. Estamos mal, Mal! Encontramos una muy mala manera de vivir y lastimar a los demás sin aportar nada.

Por qué somos así??? Por qué no estamos dispuestos a escuchar al otro??? Por qué??? Por qué si le molesta algo que hace o dice alguien y eso le afecta, no le pregunta y sale de dudas. Concilie, converse, negocie si es que tanto le molesta. Pero no! Es más fácil juzgar. Sabe por qué? Porque ud y yo nacimos en un mundo feo donde la humanidad está corrompida por la ambición de éxito y la estúpida competencia para desacreditar hasta ridiculizar al otro, eso es es mejor que amarlo, entenderlo, apoyarlo, comprenderlo y conciliar.

Para mi esa es la cuestión. El mundo ya no tiene casi nada lindo. Es feo y está lleno de odio, rabia y resentimientos. No hay espacio para las diferencias. Y pues yo hoy en medio de la tristeza veo al mundo más y más feo. Lo veo feo en la cara de juicio, de desprecio, de desconfianza, lo veo feo por todas partes a través de la mezquindad, el chisme, la envidia y el orgullo. Lo veo feo feo al mundo lleno de la basura disgregadora de la intolerancia, el racismo, la violencia de género, la homofobia, el abuso, la muerte, el desprecio y toda esa mierda que nos separa y nos enfrenta. Qué pasa???Nadie va a hacer nada??? Todos nos vamos a quedar ahí sentados sin hacer nada???

Aunque se que todo eso tiene un propósito, sucede y está ahí por algo, hoy estoy cansada de tanta intolerancia de las personas por las ideas contrarias de los demás, cansada de los juicios a priori porque alguien es gay o mamerto o facho o alcoholico o enfermo o sordo o lo que sea…. estoy profundamente decepcionada de las constantes críticas y cuestionamientos acerca de la forma como la gente expresa su opinión cómo si no tuviera derecho. Me cansé mal. Siento que tratando de ser tolerante, amable, comprensiva y amorosa la mayor parte del tiempo no estoy logrando nada. Estoy muy triste y pienso que este mundo está perdido.

Pero seguro mañana se me pasa…

Está lista la lista ✔️

“Ay linda lo siento mucho…” me dijo una muy querida amiga con el corazón roto, el ojo aguado y un nudo en la garganta, cuando comprobó de mis propios labios lo que ya había escuchado por los de medio planeta: que yo me había divorciado.

Lo que mi dulce congénere no sabía era que no había mucho que “sentir”, más bien había poco que lamentar de aquella ruptura. Y que a diferencia de lo que ella y otros ven como fracaso, yo había aprendido a apreciar como uno de mis mayores logros. Lo afirmo con el perdón de mi ex, quien es una excelente persona, pero que sin duda no la indicada para mí, ni podía darme lo que yo quería y necesitaba como mujer y a quien me dolía ver sufrir a mi lado igualmente, por la misma razón todos los días.

Hoy entiendo que estuvimos forzándonos a estar juntos durante diez años porque creíamos que eso era lo que debíamos hacer y a pesar de que sabíamos que en algún momento no lo soportaríamos más, decidimos permanecer esperando que un milagro ocurriera, creyendo qué al hacer lo “correcto” algo pasaría, pero nada bueno pasó, nos cansamos de esperar que el otro cambiara y todo se derrumbo tal y como se auguraba Divorciarnos fue un acto de compasión, un símbolo de poder personal e independencia y libertad que ha cambiado el rumbo de nuestra existencia y que con suerte cambiara el destino de nuestras hijas mostrándoles que no se deben conformar con hacer lo que les dicen que es apropiado, sino que deben hacer lo que su corazón les dicte y perseguir sus sueños.

Toda esta reflexión y la carita de mi amiga, su tristeza y sus palabras, me pusieron a pensar en algo que siempre me inquietó y nunca tuve el valor de comentar, a pesar de tener fama de rebelde.

La expectativa de “éxito” del mundo en el que crecí me presionó a vivir la vida con una lista de actividades que según la tradición, garantiza la felicidad y hay que seguir al pie de la letra para alcanzar la plenitud.

Esta lista me obligó a cumplir con una cantidad de requisitos que a veces ni quería, ni necesitaba. pero en la que creía firmemente, tal vez por la sugestión que provocaban todas las figuras de autoridad a las que sometieron desde que tengo uso de razón: mi familia, el colegio, la iglesia, la universidad, los amigos, el entorno laboral, etc… y es que siento que me embutieron en la cabeza todas estas ideas, empujando para afuera todas las demás de mi mente con la convicción de que si no lo lograba, sería una fracasada. Recuerdo haber pensado que si no ponía el visto bueno a tiempo y si no cumplía con la lista y en detallado orden, corrigiendo oportunamente y pagando el precio, no lograría ser feliz.

La lista:

1. Estudia (ojalá con medallas y diplomas varios. Si eres deportista o tienes un talento artístico serás mejor)

2. Gradúate (ojalá con excelencia académica y una buena tesis)

3. Consigue un buen empleo (ojalá con buena paga, en una empresa de renombre y status)

4. Ahorra

5. Cásate bien y ten hijos (ojalá dos, uno es poco y tres es mucho, si es la parejita mejor)

6. Forma un grandioso hogar (ojalá con una gran casa, buen carro y viajes por el mundo)

7. Acumula reconocimientos y aplausos (ojalá mantengas una vida social activa con muchos amigos verdaderos que te admiren y otros hipócritas que te envidien y no olvides a los detractores que te odien)

8. No te olvides hacer seguidores en tus redes sociales a través de fotos y entradas tipo sueño americano (vida soñada, familia perfecta y vida saludable afortunada y bendecida)

Recomendaciones Generales:

– No se te ocurra enfermarte gravemente

– Ni de fundas hables de tus situaciones familiares complicadas, problemas económicos o rebeldía de tus hijos

– Oculta y niega rotundamente los problemas de pareja, no hables de tu intimidad con nadie.

– Se perfecto y evita las críticas, murmuraciones y chismes

Una vez hecho todo esto, supongo que podría morir en paz. Pero en realidad habré vivido? o tan solo sobreviviré y andaré en una carrera sin sentido haciendo lo que me dijeron que debía hacer, esperando reconocimiento por hacerlo “bien” y consecuencias negativas por hacerlo “mal”.

Todos tenemos una lista que Nos impusieron cuando éramos niños carentes de criterio y con perverso poder subconsciente. Todos hicimos una lista que nos obliga a morir a lo que somos y nos homogeneiza de una manera arbitraria y patética. Por el afán de cumplirla (porque además hay bonus entre menos tiempo te tome), miles de seres humanos descartan sus talentos y desperdician sus dones. Muchos se apagan entre las reglas, estudian carreras equivocadas, se casan con la persona incorrecta, se amarran a un lugar y se aferran a unos hijos que nunca quisieron tener. Se extinguen haciendo felices a los demás y recibiendo aplausos insulsos mientras llenan sus vacíos personales con comportamientos erráticos, levantando seres insaciables, frustrados y sin propósito.

Cuantas talentosas voces se ahogan frente a un escritorio cuando pudieron conmover a millones de oídos? cuantas líderes políticas potenciales renunciaron a su carácter bajo el yugo de un matrimonio infeliz? Cuantos deportistas brillantes se desperdiciaron tras un mostrador de almacen esperando una comisión, tan solo porque su talento y condición no eran rentables?

Pues les cuento con orgullo, que yo ya rompí mi  lista, ahora voy por una nueva que he venido elaborando lentamente, de una forma más mesurada, concienzuda y sensata. Lo hago porque creo que la presión que ejercieron sobre mi con todas esas exigencias familiares y sociales me hizo tomar decisiones apresuradas y erróneas que cambiaron el rumbo de mi verdadero destino, porque no lo conocia, como todos. Pero no me arrepiento tampoco, fue ganancia. Sé que estaba distraída tratando de hacer lo que me dijeron que hiciera y retarde el verdadero éxito de mi vida y me hago responsable por ello, menos mal antes de morir logré conectarme con mi esencia y mi corazón y me anime a ser quien yo quiero ser, o al menos a intentarlo.

Por esta razón decidí renunciar al sistema y demostrarme a mí misma y a mis hijas que yo si podía hacer lo que realmente soñaba y anhelaba, pensé que sería imposible liberarme de lo que no toleraba más, tomar las riendas de mi vida, ser feliz buscando una vida acorde con mis sueños y expectativas, librarme de yugos opresores y castradores de sueños y libertad. Pero lo hice, lo estoy haciendo y estoy entusiasmada y contenta en el proceso. Estoy disfrutando de la paz interior de hacer lo que dice el corazón y de la felicidad de perseguir con perseverancia mis sueños.

Ahora tengo que ser valiente todos los días! Todos los días! Pero eso definitivamente es mejor que ser permisiva y conformista. Tengo que aprender a morir a todo aquello por lo cual llevaba trabajando años y dejarlo ir sin mirar atrás, para no devolverme por el camino de la costumbre y facilísimo.

Aún tengo que soportar la visita de las amigas feas que nadie se quiere echar: las culpas; y romper cada elaborado argumento radical y religioso con el que me golpean con fuerza.

Sé que tendré que enfrentarme a las consecuencias de mis decisiones y que contare con seguidores y detractores siempre, pero al final nada de eso importa cuando sé que hago lo correcto y en el fondo de mi corazón sigue creciendo la esperanza de llegar a ser un día la mujer que quiero ser.

Cada vez que me miro al espejo y me observó en otros ojos, me doy cuenta que me parezco más a ella y que no estoy sola, mi familia y verdaderos amigos me acompañan y me animan, ahora también voy de la mano de un hombre valiente que asume este reto conmigo y me acompaña con comprensión y entrega en este camino, ayudándome a cargar con entusiasmo la pesada carga que llevo y además disfrutando con agradecimiento  la infinita alegría que traen a nuestras vidas mis hijitas.

Tengamos cuidado de no estar proliferando esta lista, cortemos con la cadena, cuidemos a nuestros niños y adolescentes, demostrándoles que pueden hacer realidad sus sueños. Yo tengo una nueva lista de actividades pero esta vez no acepto imposiciones ni sugerencias.

Al final a quien le importa si realmente estoy feliz o no?

Gracias a todos los desagradecidos

Ya identifique y saqué de mi vida a las personas desagradecidas, y espero que algún día entiendan porque ya no están a mi lado. A la primera persona malagradecida que aleje de mi fue a mí misma en su versión ingrata, me costó encontrarla dentro de mi. Necesité mil espejos pero la hallé y la deporté.

En verdad si hay algo que me ha decepcionado y dolido es la mala paga de quién he recibido con cariño y confianza en mi vida. Pero quiero que sepan que nunca fui su víctima, por el contrario, creo que sin estas maravillosas personas y el dolor que me causaron, hoy no podría ser la persona que soy y de la que me siento satisfecha.

Me dejaron grandes enseñanzas y mi expectativa y lo que espero de los demás ha cambiado significativamente, más bien pienso en por qué llegan con lo que traen, cuál es su propósito en mí y siempre me toma tiempo entender cuál es mi misión en su vida y por qué y para qué están en mi presente, qué les puedo dar y ofrecer de mi sin esperar nada a cambio. Muchos me partieron el corazón pero no me quitaron las ganas de amar y seguir dando lo mejor de mi, porque sé que todo regresa y he recibido tanto.

Siento que ahora soy mejor gracias a esas increíbles personas y su falta de amor. Ojalá todos nos abriéramos a este aprendizaje, permitirnos cambiar y aprender de las relaciones con los demás y no sólo juzgarlos por su proceder, sé que es difícil de entender pero todo tiene un propósito. Hoy agradezco a cada persona qué pasa por mi vida porque gracias a esas relaciones yo siento que he aprendido mucho y ahora creo que voy evolucionando, sé que no soy perfecta y me equivoco, sobre todo cuando he querido meterme en su juego y “ayudarles a cambiar”, pero entendí que esa no es mi misión. No debería querer dar ninguna lección a nadie, así no funciona. Es mejor aceptar a las personas como son y lo que traen para mí y dejar ser y cuando llega el momento, dejar ir.

El que se queda conmigo es porque valora lo que ofrezco y corresponde a ello, esa relación seguramente tiene un gran propósito de amor y aprendizaje mutuo, el que se va es porque cumplió su misión en mi vida y yo en la suya.

Ahora me paso más tiempo ocupándome de mi y ser agradecida me ha cambiado por completo la vida. Estoy segura que cuando he sido desagradecida no lo noté y seguro también lastimé a otros, pero es hora de hacer conciencia ya que todo lo que hacemos y lo que no hacemos viene de nuevo a nosotros.

Vivir en Paz, Libre de culpa y de juicios a los demás, lejos de resentimientos y condenas es el resultado de vivir en agradecimiento. Ahora comprendo que lo que hice mal lo hice porque era lo que sabía hacer en ese momento y use las herramientas que tenía para actuar de la forma que lo hice y sé que hice lo mejor que podía, no di para más en ese pasado que ya pasó y no puedo cambiar, no era quien soy hoy y no me martirizan más los “hubiera” que no existen… no me culpo más ni me castigo por ello y eso me ha traído descanso. De la misma forma entiendo que quienes pasaron por mi vida causando enojo y dolor, incomodandome, retándome, juzgándome y lastimándome, lo hicieron porque había un propósito de aprendizaje y conciencia para mi vida y la de ellos, no los culpo, no los juzgo y eso los libera y me libera dándome alas para avanzar más rápido hacia donde quiero llegar. Las cadenas de rabia y resentimiento se rompen cuando entiendes que te atan y te atascan en un pasado que ya no existe y que sucedió por algo que ya pasó y te ayudo a ser quien eres hoy.

Hoy me acepto con todo y los “errores” que cometí en el pasado y acepto, amo y agradezco a los demás por lo que recibí de ellos en mi vida así doliera. Agradezco con humildad la decepción, la frustración, la tristeza, el dolor que me causaron, porque me ayudaron a crecer y ser quien soy hoy y me gusta lo que hemos logrado. Y agradezco aún más todo lo bueno que recibí y compartí con cada persona que ha llegado a mi vida, el amor, la amistad, la complicidad, la compasión, la ayuda, el apoyo y los buenos momentos.

Gracias malas amigas, gracias envidiosos, gracias chismosos, gracias jueces radicales y exigentes, gracias hipócritas, gracias mentirosos y egoístas, gracias infinitas traidores y agresores!!! Uds me han hecho mejor ser humano y aún más fuerte de lo que pensé ser. Fueron grandes espejos para corregir mis defectos. Reciban de mi todo mi amor y agradecimiento. No sería lo mismo sin Uds.

“El hierro se afila con el hierro, y el hombre en el trato con el hombre.” Prov 27:17

Hay 100 cosas que prefiero de ti…

1. Tu mirada café con sobredosis de pasión
2. Tu sonrisa con comillas
3. Tu barba pintada de noche brillante y plateada
4. Tus manos perfectas de pianista degollador de todos mis miedos
5. Los coros desafinados de tus canciones… I just call to say I love u…
6. Tu mal dicho "buen día linda" todas las mañanas
7. El perfil de tu rostro sonriente con mirada al horizonte
8. Tu piel sensible y de peluche
9. Tu sonrisa desvanecida que se cuela en nuestros besos
10. El sabor dulce y amargo que tienen tus labios cuando te beso en medio de un café.
11. Tus pestañas largas en contraste con tú cabeza pelada
12. El largo perfecto de tus brazos que abrazan toda mi humanidad sin esfuerzo
13. Tu arrullador ronquido nocturno
14. Tus piernas gruesas de futbolista que como dos pilares inquebrantables soportan el peso de mis descaches
15. La silueta de tu cuerpo a contraluz mientras caminas hasta el baño de cualquier habitación durante la noche
16. Tus mentiras piadosas
17. Tu varonil sombra en el asfalto
18. La forma como doblas mi cuello y giras con fuerza contenida mi cabeza para darme un beso de despedida sin decir adiós
18. Los tonos de tu voz acordes con la intención de tus palabras, a veces graves y a veces agudos
19. El placer que reflejas al verme sonreír
20. Tu curiosidad aventurera explorando los oscuros recovecos de mi oscuridad.
21. El desesperado interés protector de cuidarme a pesar de mis rebeliones.
22. tus insistentes recordatorios de mis asuntos cuando parecen más tuyos que míos
23. Todos tus regalos y detalles de amor con los que sobornas mi mal humor y mis celos
24. Tu presencia permanente en mi casa a través del aroma de las flores que con las que me halagas cuando te da la gana.
25. El dolor de mi cuerpo como recordatorio de la pasión con la que me descargaste tu amor.
26. Tu exclusividad como dueño y señor de mi corazón entero
27. El café que me sirves. Que me sirvas
28. Tus coqueteos pretensiosos persistentes malintencionados y también los involuntarios
29. Tu indescifrable silencio
30. Tú psicorigido genio intelectual
31. La fuerza con la que me partes la vida con un beso anhelado y esperado por días
32. Como te abres pasó entre mis rincones, especialmente los del alma
33 Nuestra lista de canciones
34. Tus camisas inglesas impregnadas de ese exclusivo aroma masculino
35. Tu elegante altura inalcanzable
36. Tus atinados intentos de usar mis modismos colombianos
37. La irritación que deja tu barba sobre el contorno de mis labios
38. La hipnosis de tu mirada
39. El filo de tus ojos endiablados cuando tomas posesión de todo lo mío que ahora es tuyo
40. Tu paciencia desatando porta ligas
41. La eternidad de tu fortaleza en medio del llanto
42. Los riesgos que tomas por mi, por nosotros
43. Tu valor al afrontar el insoportable peso de pecar por la promesa de una vida juntos
44. La brújula clavada en tu alma que te trae hacia mi vida tras vida
45. Tu Fe en mi Dios
46. Las mariposas resucitadas que revolotean en la panza cada vez que respiras sobre mis hombros antes de besarlos
47. Tus reclamos terroríficos
48. Tus chocheras tempraneras del viejo mañoso que vas a ser en unos años
49. Tus planes de viaje
50. Tu modesto y real hombre perfecto y correcto
51. Tu inglés latino con acento argentino
52. Los tartamudeos que camuflan tu impaciencia
53. Tu brillante lucidez en el trabajo
54. Tus estilos de liderazgo en todos los roles que has sabido asumir
55. Tu valentía frente a la adversidad
55. Tu concepto del dinero y su finalidad en la vida
56. Tus pies perfectos de mochilero que miden las calles del mundo con inefable seguridad
57. Tu inquebrantable y bien infundado ego
58. Tu actitud siempre tan seductora que como bandera de paz apacigua la furia de mis batallas
59. Tu sabiduría lidiando por la eternidad mis auto destructivos, caprichosos y desenfrenados bríos
69. Los torpes argumentos de tu santo preferido
70. Tu plan año a año de nuestra estratégica vision
71. Tu tímido y precavido enamoramiento pasado de una sinverguenza mujer simplona
72. La virginidad emocional que me regalaste al entregarme tu vida luego de padecer de un solo amor
73. Tu engañosa apariencia de tipo aburrido
74. Tus remeras y tus camperas
75. Tu carisma innato que se desata como arma de doble filo frente al enemigo
76. Tus modos, todos tus modos
77. Todo lo que me enseñas, incluido lo que crees que no se
78. Tu arribista forma de vacacionar en la playa
78. La forma en que me hiciste ver la vida y las espinas en las rosas
79. Tu inexperiencia con el engaño emocional y tus pinitos en la manipulación tradicional
80. La pureza de tu corazón inexplorado como selva virgen de isla desierta.
81. Tu permisividad con mis bajos instintos
82. Tu peligroso interés en mis recovecos y laberintos
83. Tu seductor perfume natural
84. Tu desfachatez masculina frente a mi escaso pudor fingido
85. Tus insistentes intentos fallidos de bailar conmigo
86. Todo lo que callas por tu inalterable amor perdonador
87. Tu aura angelical, esa de la que no puedes despojarte ni en el más intimidante de mis infiernos
88. Tu "amistad interesada" con mis demonios
89. Tu astucia vibrante y poderosa que debilita a cualquier enemigo hasta la derrota y sumisión total
90. Tu extraordinaria manera de trasmitir energía a cada instante de mi vida cuando nos volvemos a encontrar
91. Tu única forma de amar
92. La agudeza de tu intuición que mantiene la calma cuando yo tiro fuerte y destapó mis progresivas manipulaciones varias para retenerte.
93. Tu luz, que mantiene un imponente faro encendido a través del tiempo y la distancia en medio de la tormenta, firme una y otra vez sin detenerse ni un instante.
94. La inagotable perpetuidad de tu presencia, tu existencia y tu ser en mi memoria
95. Tu gusto por La champaña, el jamón, la buena mesa y la casualidad de tu obsesión con el hedonismo bien servido
96. La complicidad de tu cariño hacia mi ingenuidad
96. La forma en que provocas y robas descaradamente mi capacidad de asombro y pasion por esta pinche vida que solo tiene sentido a tu lado
97 Tus negras intenciones de embarazarme hasta el cerebro
98 el compás que le pusiste al ritmo de mi corazón desde que te di el primer beso
99. Tu inexplicable y exclusivo poder sobre mí
100. Tus muchos e irrelevantes defectos que hacen de nuestra experiencia algo único.
100. Tus planes y cronogramas fallidos todos
100. Tu forma de recordarme la mujer que soy y que quiero ser
100. Tu desesperados intentos de controlarme
100. Tu buen gusto para la moda, la comida, los destinos, los hoteles, los sitios, los planes, los regalos, las sorpresas, las flores, los restaurantes, los zapatos, los jeans ajustados, las carteras, etc….
100. Tu genuina compasión y amor por mi hija mayor
100. Tu prudente desprecio por la estupidez del papa de mis hijas

…. hay mucho más!! Te lo digo o te lo escribo???

Sabes que intente dejarte mil veces y eres la única persona que no pude alejar y que ganó con ventaja la batalla contra todos mis yo. Tú vas más allá de lo que yo puedo decidir o controlar. Eres mi amor verdadero y te cedo los derechos de mi vida, con la humildad de una mujer que sabe que encontró el hombre correcto y anhela más que nada compartir con él su presente eternamente.

Te amo…

El que es, es…

No te esfuerces tanto en ser quien no eres, no pierdas más tiempo, se te pueden ir los años, se te pueden morir los sueños, no va a funcionar, te lo digo por experiencia propia. Inténtalo, vale la pena el aprendizaje, pero cuando te des cuenta que diste todo de ti y no es suficiente, no te quedes donde no eres feliz y donde no puedes hacer feliz a quien amas.

El que es es y el que no es, nunca será. El amor no se puede forzar. Si eres valiente y te arriesgas a ser feliz a pesar de lo que te digan, es probable que encuentres lo que buscas.

Que nada te detenga, las críticas, la envidia, los juicios, la culpa. Nadie vive tu vida por ti, tus hijos están bien si tú estás bien. Nada paga la libertad que pierdes amarrada a una relación infeliz y llena de dolor. Dios es bueno y conoce el corazón, solo El sabe lo que has vivido.

Créeme el amor del bueno existe se llama amor propio. Llena tu vida de amor y esperanza y no te rindas, no te resignes y nunca nunca desistas. No importa lo que pase. No tires tus perlas a los cerdos. Dale tu corazón a quien sepa cuidarlo y valorarlo.

Una Visión 2020

 

Ahí voy con mi primer intento… largo pero sustancioso!!!

Está mañana le dije adiós para siempre a mis lentes de contacto rígidos: un par de vidrios súper incómodos que me tatuaron la córnea con creces y que vengo usando desde hace 25 años, pero al final, un par de vidrios que me salvaron la vida permitiendome ver bien y tener una vida normal conteniendo mi enfermedad congénita degenerativa y camuflando mi discapacidad visual de más de 20 dioptrias de miopía durante todos estos años.

Hoy madrugué a practicarme mi cirugía #16 la más delicada de todas las que me he hecho hasta ahora, por el altísimo riesgo de pérdida de la visión de este ojito izquierdo tan maltrecho y operado, y apenas ahora que me estoy incorporando y aún no conozco el resultado final de la cirugía (por Fe se que será el esperado) tengo un enorme deseo de dar las gracias a Dios y a la vida por mi enfermedad y quiero hacerlo públicamente y delante de todo el mundo, como un grito que haga eco y creo no equivocarme cuando elijo este medio, porque sé que alguien me leerá.

Quiero contar que he comprendido en medio de este familiar, intenso y persistente dolor físico que dejan estos procedimientos y que me atraviesan el cerebro; que todo tiene un propósito. Y lejos de hacer una reflexión cursi y espiritual, lo que quiero es compartir esta experiencia para que sepan que “cargar la cruz” con valentía, vale la pena.

Cada quien tiene su cruz dicen por ahí, la mía siempre ha sido la vista (y los amores complicados… pero eso dejémoslo para otra ocasión) y desde que tengo uso de razón estoy sufriendo con mis ojos. Primero unas gafas grandísimas y pesadísimas que me dejaron cicatriz en el tabique y también en el alma, el bullying del que fui víctima durante toda mi niñez me partió el corazón muchas veces y de esta forma aprendí a lidiar con mis defectos y reuní valor para demostrar que yo era más de lo que parecía desde que era una niña, así fue como me hice popular a través de mis sofisticadas hazañas: hacer gimnasia olímpica con “vidrios de botella”, nadar bajo el agua con “cuatro ojos”, ser la única reina de belleza gafufa y desgualamida y ganarme cuánto concurso de moda y baile se inventaran en el colegio

Así fue como aprendí a perdonar a mis detractores y a amar para siempre con la humildad de un niño y jamás la perdí, la atesoro por el gran valor que tiene al ayudarme a discernir y a jamás guardar rencor, si alguna vez he querido vengarme de alguien que me haya lastimado con sus juicios, dureza en el corazón, hipocresía y envidia, he encontrado la mejor forma de hacerlo: amándolo, perdonándolo y dejándole ver lo feliz que soy mientras cierro las puertas de mi vida a su toxina.

Ley de vida: las personas más difíciles de querer son las que más amor necesitan. Así que aquí vamos con una primera conclusión:

1. Baja tolerancia a la frustración: semisuperado

2. No aceptar un NO por respuesta: seudosuperado.

Si estos males estuvieran completamente neutralizados yo sería un maestro ascendido y estaría meditando y no escribiendo acerca de mi y mis varios diagnosticos…

3. Sobrestima: en proceso de desentronamiento del ego…

Y bueno, como consecuencia de esos golpes de infancia me quedaron unos cuantos chichones, el más doloroso de ellos fue el de la búsqueda de aprobación y ese fue el que en la adolescencia y primera adultez me condenó. Me llevo de tour por las adicciones, conocí el mal vivir en el alcohol, idolatría al sexo, vanidad desbocada, persecución prioritaria al dinero y lo peor: la codependencia afectiva (adicción a otras personas). Así fue como vino el siguiente aprendizaje y el más valioso, a través de las relaciones sociales y afectivas.

Durante esta etapa de mi vida tuve 5 cirugías más en mis ojos, mi espíritu estuvo contrito, atrapado, mal embutido entre un adefesio de hedonismo y una linda y sexy máscara de rubias y teñidas curvas. Estaba necesitada de afecto después de tanto golpe. Mi terapeuta me llamo prostituta emocional, y bueno, eso fue difícil… pero lo superé, me traté los mil males durante años y hoy este chichón desapareció, pero cuando me estrello, vuelve y duele.

Entender que el tren de mi vida lo conduzco yo y soy yo quien debe definir el rumbo, sostener el timón y mantenerlo en marcha, fue duro. Tantas cosas al mismo tiempo.

Soy yo y solo yo la que no debe ceder el control, la que tiene que invitar y subir a mis vagones a las personas que amo y escucharlas, compartir con ellas y llevarlas a disfrutar la aventura, lograr que me acompañen y me ayuden a decidir por el camino, el cómo y a encontrar todos mis porqués.

También debo entender que es indispensable bajar a los que empañan mi ventana panorámica con su niebla confusa y me apartan de la meta, a los que quieren tomar mi lugar y hacer mi viaje por mi, callar las voces que me dicen que no puedo o no merezco y a todo aquel que haciéndose pasar por mi mano derecha me la va cortando tan sigilosamente que a veces no lo noto y pierdo el control.

Nunca olvidaré que es necesario sacar del tren a esos que le ponen leña al fuego aumentando la velocidad solo para hacerme estrellar con fuerza y que desvíe mi rumbo para llegar primero y llevarse los créditos como si estuviera compitiendo. Para abajo los pasajeros verdugos de mis sueños y para arriba los compañeros  indispensables. Así el camino se hace más bello, pero no más fácil.

Luego vinieron más quebrantos: los músculos de los ojos tensos como mi relación de pareja, había que cortar para poder ver, dolió pero la Visión se centró.

Ojos infectados, llorosos e inflamados como el alma libre de un ave que llora en silencio desde la soledad de una jaula con las alas cortadas, miles de espectadores observándo mientras sus sueños están quebrados. Ojos que no ven porque no quieren ver la realidad del ser. Oraciones no respondidas, ojos que no reaccionan a ningún estímulo. Una mirada única en el mundo, la mirada de mis ojos apagándose aún más en la oscura depresión enmascarada de falso y complaciente bienestar.

Y entonces como un Faro, una gran luz me levantó rompiendo el velo del sometimiento malsano para revelarme la Verdad. Y sí, Dios es Amor!! El que no lo conoce bien lo ignora o peor, espera que Él haga la tarea y a punta de oración y/o ayuno cree que puede convencer a un Dios Todopoderoso de que haga lo que un simple humano desea sin la certeza de si es o no lo necesario, tan solo por el capricho de obtener lo anhelado y así no es.

Así no se puede tener Fé y sin Fé no hay milagro. La Fé sin obras está muerta y quién mejor que Dios para decidir en mi vida lo que que debo hacer.

Dios habla y me dice en medio del dolor: Querida mía no es lo que tú digas cuando tú digas, es lo que necesitas y lo que te conviene en el momento indicado y eso nunca lo vas a tener claro lejos de mi. Ven conmigo y se mi obrera. Usa tu talento. Crea como Yo y se creadora de tu vida…

Obrero has tu tarea y persigue tu felicidad. Pon tus ojos en el verdadero amor y no en el amor a otros, al dinero, al trabajo, etc… puedes ver con el corazón, por eso ama, ama intensamente y encuentra el equilibrio.

Este descubrimiento feliz me sacude y me libera. La verdad de mi espiritualidad a pleno sin religión ni falsa doctrina, sin engaños y manipulaciones. Solo El y yo juntos en esto. Y entonces yo grito en público y a viva voz: Dios Tu Espíritu hoy me guia sin fronteras, más allá de las barreras a dónde tú me llames. Tú me llevas más allá de lo soñado, donde puedo estar confiada al estar en tu Presencia. Dios conmigo, quien contra mí. (No es mío, es una hermosa alabanza. Pero fue para mí, mensaje recibido) y yo le creo y veo.

Veo bien. Mejor que nunca, mi visión real está siendo y será restaurada al 100%.

Los cambios duelen como las cirugías, dejan cicatrices como las heridas, tienen complicaciones como las circunstancias. Pero una buena VISIÓN 20/20 como la que estoy cocinando ahora, contiene una buena justificación, unos maravillosos hitos y antecedentes, unos objetivos claros y transparentes, un gran equipo de trabajo, una Misión definida y una fabulosa estrategia.

Sobre la marcha he empezado a elaborar un buen Plan de Contingencia y Crisis basado en los improvisados con anterioridad, un Plan de Comunicaciones arrollador y ni hablar de los proyectos de Mkt más creativos e innovadores a punta de carisma que me voy a jalar.

Tengo trabajo que hacer y que compartir, y tú que me lees, veras si te quedas a verlo, aplicarlo en tu vida y valgan la pena las abismales diferencias que puedas encontrar entre tu vida y la mía. Te invito y si te animas a ser parte de esto, bienvenido seas.

Ahora sé que una buena visión te permite disfrutar del paisaje, y divisar con claridad la meta mientras corres con emoción hacia ella y así me vaya de jeta contra el planeta (Otra vez), ahí estaré avanzando con las herramientas que tengo en el momento presente.

Dios lee mis planes y se ríe, está orgulloso como buen Padre y no me soltará jamás, seguro hará uno que otro cambió pero nada ni nadie nunca podrá separarnos por más torpe que yo sea. Eso lo sé ahora. Uds no saben cuántos Ángeles me ha enviado, cuantas veces me ha rescatado.

Gracias al arquitecto, al maestro, al Dios de mi vida, gracias por esta enfermedad con la que me mando a este mundo, sabio Dios al entender que requería un bastón de ese calibre para lograr lo que vine a hacer a este valle de risas y lágrimas y que me enseñó qué hay que perder lo poco para ganar lo mucho y que un fracaso es el pináculo del miedo derrotado por la hermosa promesa de una inigualable existencia. Vida, sigue sorprendiéndome por favor, así de vez en cuando me queje.

Paloma ahora es libre, cumple sus sueños y escribe…

Mi Primer blog

Amigos…

Bienvenidos a mi nuevo blog, como algunos saben escribo mucho en Facebook pero creo que este es un buen nuevo inicio y hay que expandir las posibilidades así que estaremos de nuevo reunidos aquí y quiero aprovechar el espacio para invitarlos a seguirme y a leerme aquí,  su apoyo en esta nueva etapa de mi carrera independiente es muy importante para mí y el futuro que estoy construyendo.

Aprovecho la oportunidad para introducir a Paloma, muchos me han preguntado para qué un blog?, para qué un seudónimo?, quién es? y por qué? y yo hoy quiero confesarles que Paloma, como lo dijo mi mejor amiga, es mi escencia personificada, mi alterego sin filtro, la comunicadora espiritual y apasionada que ha hecho de mi la mujer que soy pero con todo el valor para asumir y compartir, con su particular y descarnado estilo, sus verdades.

Paloma es también uno de mis yo, como afirmó mi novio, probablemente el más atrevido, desafiante y crudo, siempre ávido por servir a los demás a través de la socialización de sus hazañas y los descubrimientos más íntimos de su existencia a grito herido, sin prevenciones ni temores. Paloma es la pasión más genuina de mi alma expresándose a pleno con el ánimo de apoyar con su sabiduría a quien lo reciba.

La verdad fue que Paloma se me escapo, se me chispotea de vez en cuando sin avisar, se liberó, y está desatada. Paloma no me pide permiso para hablar, el amor y el dolor la movieron fuera de la jaula y tiene mucho que decir, así que los invito a ser parte de esta aventura. Apoyenla, ríanse, escandalicense, sorpréndanse, conmuévanse y disfruten de la plenitud de un espíritu libre expresando su agradecimiento y frustración. con la vida y su arquitecto.

Gracias por estar siempre de una u otra forma conmigo y por ser o haber sido parte de mi experiencia. Nos seguiremos viendo por el camino. 😍

Paloma escribe…

Pd: (publicidad política pagada): les cuento que si necesitan una coach, motivadora, facilitadora, conferencista y/o tallerista a partir de septiembre/17 cuando salgo por completo de mis incapacidades y tengo ojos nuevos, estaré disponible. Se acabo la recochita y vuelvo al ruedo con toda. Me encantaría que contarán conmigo, les puedo ofrecer. con todo mi amor, mi experiencia en comunicación, estrategia organizacional y proyecto de vida al servicio de los objetivos personales y laborales que emprendan.

Esta es tu primera entrada. Haz clic en el enlace Editar para modificarla o eliminarla, o bien crea una entrada nueva. Si quieres, utiliza esta entrada para explicar a los lectores por qué has empezado este blog y qué planeas hacer con él.